Sexo y Dios: cómo la religión distorsiona la sexualidad

Hace unos días, en este blog de sexo os hablábamos sobre la creación de un sex shop específico para personas cristianas. Nos hemos acordado hoy de este post porque hemos leído otra noticia en medios españoles: un controvertido sociólogo estadounidense, Darrel Ray, acaba de publicar el libro: Sex & God: How religion distorts sexuality, que podéis ver traducido en el título de esta entrada.

En ese libro, Ray analiza, a partir de más de 14.500 entrevistas a personas con edades entre los 25 y 30 años, el sentimiento de culpabilidad asociado al sexo y la influencia de la religión en él. El sentimiento de culpabilidad por tener deseo sexual es casi el doble entre los creyentes que entre los no creyentes. En una escala de cero a 10, los practicantes de religiones estrictas con los valores morales obtuvieron una media de 8.9, frente al 4.71 y 4.81 de los ateos y agnósticos, respectivamente. En el caso de los cristianos la media desciende hasta el 6,34.

A pesar de todo, el sentimiento de culpabilidad no es un freno para las personas religiosas a la hora de practicar sexo; “sólo les hace sentirse mal”, según Ray. Esta situación les lleva posteriormente a pedir el perdón de Dios. “Es como si la Iglesia les diagnosticase una enfermedad, y luego, les ofreciese una falsa cura”.

El estudio ha sido muy criticado por no ser demasiado científico, ya que las entrevistas se han llevado a cabo por correo electrónico. Aun así, las conclusiones parecen bastante lógicas y creíbles. Dicho esto, si no tienes sentido de culpabilidad con el sexo telefónico, ¿por qué no llamas a nuestras chicas ahora? 803 40 65 36. Ten sexo en directo con ellas y disfruta a tope. Y si tienes sentido de culpabilidad con el sexo telefónico, ¿por qué no llamas a nuestras chicas de todas formas? Como dice Ray, ese sentimiento no frena el sexo, simplemente luego pides perdón y a otra cosa.